Preguntas frecuentes

Es una alternativa al segundo ciclo de Educación Infantil (3 a 6 años) donde los niños pasan la mayor parte de la jornada al aire libre. El aprendizaje se realiza sobre todo a través del juego libre y de las experiencias que el niño tiene en la Naturaleza. Los materiales de aprendizaje y de juego son principalmente los que se encuentran en la Naturaleza

Este tipo de escuelas nace en Dinamarca hacia 1950 y es muy popular en el norte de Europa. En Alemania existen más de 1.500. En España hay más de 40.

Algunos de los beneficios son:

  • Ofrece un entorno variado, relajado y saludable
  • Aumenta la capacidad de concentración
  • Estimula la curiosidad, la imaginación y la creatividad
  • Desarrolla las habilidades sociales y lingüísticas
  • Favorece la psicomotricidad
  • Mejora el sistema inmunitario
  • Viviendo en la Naturaleza, se aprende a amarla y respetarla

En principio con 2 años y 8 meses. Es decir, si se van a incorporar en Setiembre, deberán cumplir los tres años antes del final de ese año. Sin embargo, si el niño presenta un nivel de desarrollo suficiente, se podrá estudiar la flexibilización de la edad de incorporación.

En primer lugar, informarte sobre el proyecto a través de nuestra web y nuestras redes. Después contactar con nosotros para resolver las dudas que te surjan. Si sigues interesado, concertaremos una cita para que vengas a conocer el espacio y para que nos conozcamos en persona. Si estás convencido de que Caxico es el lugar adecuado para tu hijo, te indicaremos como formalizar la matrícula.

A principio de curso se paga una cuota de socio o matrícula que va destinada a cubrir los gastos fijos que tenemos como asociación. Hacemos un cálculo de los gastos previstos para ese curso y nos lo dividimos entre las familias que formamos parte del proyecto. Este pago único anual en los últimos años ha sido de unos 250 €.

Cada mes, desde Setiembre hasta Junio, se paga una cuota mensual. En este momento la cuota es de 220 €/mes.

Pídenos información detallada y actualizada.

Es flexible y adaptada a las necesidades de cada niño y de cada familia. Normalmente las incorporaciones de los nuevos mochuelis se realizan de forma escalonada para que cada niño pueda tener la atención completa de una de las acompañantes. Hay niños que necesitan 1 minuto para separarse de sus padres e integrarse en el grupo y otros que requieren que sus padres se queden con ellos en la Escuela Bosque durante semanas hasta que se sientan preparados para separarse. Respetamos los ritmos de cada niño y consensuamos con las familias este proceso de adaptación.

Ofrecemos 15 plazas. Queremos que sea un grupo pequeño, casi como una familia. Donde cada niño reciba una atención individualizada. Siempre hay un mínimo de dos acompañantes con el grupo, con lo que el ratio adulto : niño es de 1 : 8. En momentos puntuales, para sustituciones o para trabajar temas específicos disponemos de un tercer acompañante.

Los niños pasan la mayor parte de la jornada al aire libre, por lo que será necesario tener ropa adecuada para estar fuera con cualquier tiempo meteorológico. Si te decides a participar en el proyecto te pasaremos una lista detallada con la ropa necesaria (chaqueta y pantalones de agua, mochila, etc.) y dónde conseguirla.

Este es un proyecto creado por familias y que intenta adaptarse a las necesidades de las familias. En caso de haber una demanda seria de ampliación de horarios, se estudiaría su viabilidad.

Cada niño se trae su almuerzo para media mañana en una fiambrera y su agua en una cantimplora. El almuerzo se hace en el monte. Al mediodía, la comida se hace en el refugio y cada niño se trae también su propia comida en un termo.

De momento no tenemos servicio de transporte escolar. Es una idea que tenemos en mente y ya estamos trabajando en ponerla en marcha. Muchas familias se turnan para traer a los niños en semanas alternas compartiendo coche. De esta forma, no es necesario venir todos los días a Ulle y hacemos algo por nuestro planeta.

En las Escuelas Bosque creemos que no existe el mal tiempo sino la ropa no adecuada. Los niños siempre llevan una ropa adecuada a las condiciones climáticas, lo que les permite estar calentitos y secos incluso aunque llueva o nieve. Todos los días salimos al monte. Si bien es cierto que a veces cuando hace mucho frío o llueve mucho, nos volvemos antes al refugio y continuamos la jornada en el interior.

Más bien al contrario. Está demostrado científicamente que el hecho de estar sometidos a cambios de temperatura fortalece el sistema inmunológico. Además como casi siempre estamos al aire libre, la posibilidad de que se produzcan contagios por enfermedades víricas se reduce drásticamente.

Nuestra experiencia es que, en general, los niños se ponen muy poco enfermos.

Los acompañantes velan en todo momento por la seguridad de los niños. Si bien es cierto que no se pueden evitar absolutamente todos los peligros, si que se minimizan. En las Escuelas Bosque, los niños aprenden a gestionar los riesgos y a conocer sus propios límites, lo que se traduce en que sufran menos golpes y accidentes.

Como pasamos la mayor parte de la jornada en el monte, es ahí donde se hacen las necesidades. En las inmediaciones de cada una de nuestras zonas de juego existe un área señalizada como baño. En ese lugar los niños no juegan. No dejamos ningún residuo en el monte.

En el refugio disponemos de un baño seco.

La manera de aprender de los niños es a través del juego. Durante el juego los niños aprenden a comunicarse, habilidades sociales, desarrollan su psico-motricidad y mucho más.

Además de los materiales que nos ofrece la naturaleza, utilizamos muchos recursos pedagógicos propios que ponemos a disposición de los niños: papel, pinturas, lápices, tijeras, aguja y lana, herramientas, puzzles, etc.

Aparte del juego libre, hacemos actividades dirigidas, como manualidades, cuentos, canciones, corros, juegos grupales, panadería, etc.

Tal y como se recoge en nuestro Proyecto Curricular, seguimos el Currículo de Educación Infantil del Gobierno de Aragón. Cumplimos con sus objetivos pero utilizando una metodología distinta a la habitual.

No. El equipo pedagógico hace una evaluación constante de cada niño mediante la observación diaria. Dos veces al año (o más si se considera necesario) se hace una tutoría con cada familia que sirve para dialogar sobre el desarrollo del niño tanto en la Escuela Bosque como en el entorno familiar.

No. El grupo se compone de un máximo de 15 niños de entre 3 y 6 años sin separación por edad. Esto ofrece múltiples beneficios al grupo. Por ejemplo, los más pequeños aprenden de los mayores por imitación y los más mayores adquieren responsabilidad al poder ayudar a los más pequeños.

Las actividades que se plantean se adaptan al nivel de desarrollo de cada niño individualmente.

La experiencia en este tipo de proyectos indica que los niños se adaptan rápidamente a un nuevo entorno educativo como el que ofrecen las escuelas convencionales en la etapa de primaria.

Los niños que han asistido a una Escuela Bosque destacan en competencias como la habilidad para resolver conflictos, la empatía, la comunicación, la capacidad de concentración, el trabajo en equipo, la motricidad, etc.

¡Por supuesto!

Dado que la escolarización de los niños en España no es obligatoria hasta los 6 años, las familias pueden decidir libremente si sus hijos van a una escuela pública, privada, si se quedan en casa o si van a una Escuela Bosque. Es decir, no hay ningún problema de tipo legal.

La Escuela Bosque Caxico forma parte del mapa oficial de recursos educativos de la Comarca de la Jacetania y es miembro de la Federación Nacional de Educación en la Naturaleza FEDNA.

La Asociación Educativa Mochuelos es una asociación registrada tanto en el Gobierno de Aragón como en el Ayuntamiento de Jaca.

Los acompañantes cuentan con las titulaciones y seguros pertinentes.

Todos los ingresos y gastos del proyecto se fiscalizan debidamente.

Cada familia se implica en el proyecto tanto como puede y quiere. El equipo pedagógico se encarga de la mayoría de las tareas que implica el funcionamiento y gestión diaria del proyecto. Cuando necesita ayuda en algún trabajo concreto, se la pide ayuda a las familias y las que quieren, se coordinan para hacerlo, p.ej.: cortar la hierba a principio de curso, reparaciones que vayan surgiendo en el refugio, etc.

Las familias se encargan de la limpieza del refugio de manera rotativa. Cada semana, una familia se encarga de limpiar el refugio al acabar la jornada escolar. Es una tarea que requiere unos 20 min. A cada familia le suele tocar más o menos una semana cada trimestre.

Por otro lado, las familias tienen libertad para organizar actividades, cursos, talleres, etc. en el marco que les brinda la Asociación Educativa Mochuelos.

Además en Caxico somos una gran familia y muchas tardes o fines de semana, se lanzan a través del grupo de Wahtsapp propuestas para juntarnos como: salidas al monte, ir al río, a escalar, a la nieve, algún concierto o cuentacuentos, etc. Por supuesto, la participación es voluntaria.

Si echas de menos alguna pregunta, contacta con nosotros.

¡Muchas gracias por tu colaboración!